Ahora sí que soy un Dios

Share Button

No me gusta ser prepotente. Pero es verdad. Me siento un poco así como Dios. Noto como por segundos el poder me inunda el cuerpo, un subidón que me llena de confianza. Creo, y de verdad, que soy una superhéroe. No corro más rápido que la velocidad de la luz como Flash, ni tiro rayos con la mirada, ni convierto lo que deseo en hielo como Iceman… No. No hago eso. ¿Y en qué me baso entonces? En que dentro de siete meses traeré a una persona al mundo. Soy una mujer embarazada. Así que ahora mismo soy un Dios.

Todo esto lo digo después de no parar de llorar durante los dos días siguientes de comprobar el positivo en el test de embarazo. Tras mucho pensar me he dado cuenta de que la primera idea que vino a mi mente fue que toda mi vida empezaría  a andar hacia atrás  como los cangrejos. Me entró un acojone tal que no podía imaginarme mi futuro sin que los lágrimones corrieran por mis mejillas. Después de todo lo que me había costado llegar hasta donde estaba.… Ahora iba a perderlo todo…

¿Y por qué? Porque la sociedad en la que vivimos me hizo pensar así: sentí miedo por el trabajo, por perderlo, porque me dejaran a un lado; sentí miedo por dejar de gustar al que será el padre de mi hijo/a: porque engordaría, porque perdería mis formas, porque nunca volvería a tener mi aspecto físico de antes; sentí miedo porque nunca más tendría tiempo para mí: porque ya no mantendría conversaciones interesantes, no volvería al cine ni a exposiciones, no viajaría…Todo lo que es importante en mi vida, a la mierda.

Pero menos mal que pronto se me aclaró la mente y entendí el miedo que sentía.

Me percaté que la toma de decisión de ser madre, es una toma de responsabilidad de las más grandes que existen. Y asusta ser la actora de esta toma de responsabilidad tan gigante. No es que sea cuestión de suerte, de azar… No. Lo he elegido yo. Con todo lo que conlleva.

Así que no quiero infantilizar mi embarazo, ser madre es una decisión que he tomado después de mucho pensarlo de manera consciente, no a lo loco. Quiero que todo parta de aquí. Así que si hay alguien aquí responsable de lo que me ocurre, soy yo. No es algo que se me haya impuesto. No es una enfermedad que te llega sin esperarlo, no. Y si tengo síntomas los llevaré con todo el estilo del que sea capaz. Sin dar pena. Superman tampoco puede acercarse a la criptonita y no pasa nada. Todos los dolores de cabeza, los kilos de más, los dolores de espalda, las estrías no es que me lleguen por gracia divina. Seré consciente de que me tengo que cuidar porque llevo una vida dentro, como acto de responsabilidad. Sé que el bebé tomará todo lo bueno y me dejará lo que no quiera y con eso mi cuerpo tendrá que funcionar. Es decir, si no me alimento bien, el bebé estará bien, yo no y así tendré razones para quejarme. El objetivo de estar embarazada no es para dar pena y que me cuiden, es para prepararme para la etapa de más responsabilidad de mi vida. No quiero darla, me niego, no quiero ayudar a que las mujeres tengan miedo a ser madres, deseo convertir mi experiencia en un ejemplo de “esto mola mucho, tengo un poder como mujer inalcanzable”.

Así que dejad de preguntarme que si estoy bien, claro que lo estoy: ¡soy un dios joder!

Share Button
Tagged ,

6 thoughts on “Ahora sí que soy un Dios

  1. lp says:

    ¡Viva Dios!

  2. Aitana says:

    Por fin he tenido los huevos de leer tu post. No sé porqué pero no me atrevía a leer nada sobre el embarazo, ni siquiera los libros que me has prestado. La primera vez que abrí uno me dio un ataque de ansiedad y lo cerré hasta hoy. En ese momento estaba enfadada con Quique por haberme dejado sola en el cambio de ciudad y esos libros hablaban de cosas que no me preocupaban en ese momento. Sintiéndome tan sola no quería leer cosas sobre la implicación del padre porque se me hinchaban las gónadas hasta reventar.

    Ahora ya sí que puedo y me gusta esa concepción de super héroe aunque no comparto todo todo. Es cierto que la decisión de ser madre es mía, pero desde que tuve que abortar por haber tomado yo la decisión de serlo, he tenido muy claro que era forzosamente una cosa de dos. Y es cierto que yo cedo mi cuerpo para que mi hijo crezca sano mientras de mi dependa, y la responsabilidad de la alimentación y de mi buen estado de salud es mía pero creo que todo este proceso tiene que ser compartido con él. No sólo porque no tenemos que poder con todo por huevos sino porque es la manera de hacer que él también sea partícipe del proceso. El bebé tiene madre y padre. Hay algunos hombres que empatizan tanto que sienten los mismos síntomas que su pareja (esto me lo contaba la enfermera el otro día y nos partíamos el culo porque muy frecuente no es). Por eso no quiero sentirme una blanda si necesito que me den más mimos o esté más pendiente de mi porque, al fin y al cabo estoy cediendo mi cuerpo a un bichito que lo necesita todo y ¿qué hay de mi? Si puedo pedirle que me haga la cena porque soy un globo aerostático a partir de las 6 de la tarde o que lleve él las bolsas de la compra más pesadas, lo hago. Y si refunfuña, me enfado cargada de razón porque yo ya estoy dándolo todo por nuestro hijo y no puedo refunfuñar cuando mi estómago no digiere la comida. Me jodo y aprendo a comer de otro modo. Pues él se jode y hace más tareas.

    Y cada vez que hablamos de nosotras como súper héroes o súper heroínas, me hincho de orgullo por ser mujer y tener esta existencia tan emocionante, en constante lucha y reivindicación pero también tengo sentimientos encontrados al respecto. Imagino que tú también y todas, la verdad es que podríamos hacer charlitas sobre esto en cafés bonitos y ser Unamunas el día de mañana, jeje. Pero pienso: vale, tiro pa’lante con todo. Puedo con lo que me echen y más pero ¿porque soy mujer o porque estoy viva? Es decir ¿es justo que nosotras pensemos que podemos con todo y los hombres no? ¿No sería lo suyo que cada uno tire a tope con lo suyo, ya que la vida es una tarea hercúlea en sí misma?… No sé si me explico. Pero puede que al hablar de las mujeres como súper heroínas nos estemos poniendo encima voluntariamente más carga en vez de aligerarla… Es interesante todo esto.
    ¡¡¡¡Quedemos y hablemos de esto y de pedos!!!!

    Enhorabuena por el blog, ya te sigo a tope.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *