Cuenca enamora…Y tanto: qué hacer en Cuenca

Share Button

Mi psicoanalista no me lo dice, pero piensa que nunca me he enamorado. Que nunca he sentido cómo el alma va por encima del cuerpo, cómo la ilusión por volver a ver a alguien corre tres veces más deprisa que tus pies, que tus pensamientos positivos se multiplican y que tu creatividad se desborda en tu cerebro por el simple hecho de que tu corazón bombee más sangre. Tal vez tenía razón. Pero ya no. Este fin de semana todo ha cambiado. Cuenca se me ha desnudado y la he descubierto. Hay muchas cosas qué hacer en esta localidad manchega.

casas colgadas de cuenca, puente de San Pablo, qué hacer en Cuenca

Panorámica de las Casas Colgadas de Cuenca desde el Puente de San Pablo

Todo dio un giro porque algo me apretó el corazón en un puño cuando llegué a Cuenca: las vertiginosas panorámicas que dibujan las casas colgadas y “los rascacielos” desde el convento de San Pablo -hoy un espectacular Parador Nacional-, los cuentos que te narra el viento que sopla por entre las estrechas calles empedradas, los secretos de alcoba que recorren las casas palaciegas que ocupan la calle San Pedro o las miles de leyendas que salpican los balcones que se asoman a la espectacular hoz del río Júcar. Aquí cada rincón te desvela miles de cosas qué hacer en Cuenca.

Cuenca, casco histórico,que hacer en Cuenca

¿Cómo no se les ha ocurrido a los realizadores de Juego de Tronos venir a Cuenca?

Son tantas las razones por las que Cuenca me ha enamorado… Pequeñas y grandes. Detalles como que todos los comercios hacen honor a su dueño y llevan orgullosos el nombre del propietario de tal manera que en una misma calle encuentras: Dulces Nuria, Zapatos Paca, Restaurante Paco y el Bar de Manolo (menuda guerra de egos hay en esta ciudad manchega).

Pero si hablamos de cosas que hacer en Cuenca, no puedo dejar de hablaros de mi rincón favorito, ese con el que Cuenca se quedó con un pedacito de mí: la Bajada de las Angustias. Un camino zigzagueante y cuesta abajo –no cantéis victoria y recordad que todo lo que se baja se sube, y en Cuenca más, te lo aseguro- que pasa por unos coquetos parajes hasta que llega a la Ermita de Santa Angustias, una Virgen muy venerada por los oriundos. A mi me gustó tanto que, aunque no soy religiosa encendí una de las velas que sirven de ofrenda. La verdad es que siempre suelo caer y meto monedas: no soy creyente, pero por 10 céntimos no me voy a arriesgar a que me pase una desgracia. Paso a paso, te encuentras con otro de mis paseos favoritos: la senda del Júcar -la verdad es que la ciudad y los alrededores tienen centenar de senderos bien señalizados-. El Júcar no es un río cualquiera: tiene las aguas verde turquesa y transparentes, cuyos reflejos te dejanA-TÓ-NI-TA. Además, al acabar el sendero a orillas del paso fluvial te topas con uno de los secretos mejor guardados de la ciudad: la Terraza del Júcar, un lugar ideal para tomarte algo o comer.

Río Júcar, cuenca, aguas verdes, qué hacer en Cuenca

Esta es una de las estampas que te deja el sendero del río Júcar de Cuenca. Y esta foto va sin filtros, ¿eh?

Si decides ir hacia la otra dirección y aventurarte hacia la derecha, además de adentrarte en un espectacular paisaje de aguas transparentes y verdes, llegarás al lugar más original: la Playa de Cuenca. Sí, sí. Como lo oyes. Han habilitado un pedacito de las orillas del río con sombrillas al más puro estilo caribeño –también dispone de varias piscinas-. Y lo mejor es que tiene un restaurante  donde degustar una merecida cervecita y un tentempié para seguir la travesía en busca de nuevos rincones y otras actividades que hacer en Cuenca.

Playa de Cuenca, qué hacer en Cuenca

Alucina. Esta playa está en Cuenca. 🙂

Mientras descansas en la sobremesa, miras hacia arriba y la ciudad antigua se levanta impetuosa sobre ti en lo alto. Ella te mira, como un novio altivo de esos que no te atreves a alcanzar, pero piedra a piedra va encandilándote hasta que te deshaces ante sus encantos: sus leyendas, sus monumentos, sus pinacotecas y sus paisajes. Y si la conoces un poco más, y te aventuras en su interior, descubres los pasadizos que se abren en la calle Julián Romero o las vistas nocturnas que te regalan las vidrieras abstractas de la Catedral neogótica que ocupa la plaza del Ayuntamiento. O la fachada de la Posada de San José (donde se come de maravilla) o la del restaurante Figón del Huécar, antigua residencia familiar del cantante Juan Luis Perales (sí, el célebre cantautor es conquense)… Pero tampoco hay que desmerecer restaurantes más pequeños donde degustar un buen vino y las especialidades de la casa acompañados de los oriundos (¡a mi me encanta sentarme y disimular mientras no me pierdo palabra de lo que dicen!). En especial os recomiendo el restaurante El Secreto y su “albóndiga de ciervo rellena de queso y crema de patata”. ¡Buenísima!

Casco histórico de Cuenca, qué hacer en Cuenca

Una de las calles del casco histórico de Cuenca.

 

Todos estos secretos me los contó en voz baja una ciudad manchega de la que poco conocía. Me desgajó despacio sus frutos. Y verdad a verdad, paso a paso, consiguió encandilarme. En un fin de semana me dí cuenta de que Cuenca Enamora. Y de verdad. Y todo ello se lo debo al post que escribí sobre el blogtrip #Xabia365 que organizó Mario Schumacher. Gracias a él, Mario me invitó a asistir al I Congreso Nacional de Turismo y Redes Sociales y a conocer al equipo de prescriptores del nuevo blogtrip #CuencaEnamora, organizado por él mismo y Juan Belmonte. ¡Mil gracias por permitirme vivir esta experiencia!

El Secreto, albóndiga de ciervo, cena, cuenca, qué hacer en Cuenca

Especialidad del restaurante El Secreto de Cuenca. Menuda cena más agradable tuve.

Si queréis ver todo mi tour en fotografías no os perdáis mi perfil de Instagram donde empecé a inmortalizar cada momento desde que pasé por la oficina de turismo a las 10 de la mañana. Una genial María Ángeles me explicó con todo lujo de detalles todo lo que podía hacer en la ciudad. ¡Muchas gracias!

turismo, cuenca, oficina

Tuve la suerte de empezar mi periplo por la ciudad con las explicaciones de María Ángeles que me atendió sin escatimar en tiempo…¡ni en simpatía!

No me quiero despedir sin hacer mención especial a los blogs de Diego Almansa sobre la ciudad: Visitacuenca.com y Comercuenca.com. ¡Te animo a seguir difundiendo los placeres que esconde esta gran ciudad!

¿Hay algún sitio que te encante de Cuenca y que yo no haya mencionado? ¡No te cortes y deja en los comentarios tus sugerencias! Así el próximo viajero podrá disfrutar más de esta localidad manchega.

Share Button
Tagged , , , , , ,

2 thoughts on “Cuenca enamora…Y tanto: qué hacer en Cuenca

  1. Cuenca says:

    Cuenca no es una ciudad manchega, no está en La Mancha sino en la Serranía. En todo caso será castellano-manchega o serrana.

    • Hola, el término manchego según yo tengo entendido, se refiere al territorio en donde se encuentra Cuenca Aunque es cierto que lo límites de la región conocida como La Mancha son poco precisos, La Mancha va hasta la serranía conquense. ¿Tú, opinas que no? Muchas gracias, de todas maneras, por compartir tu opinión, de verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *